Salud

¿El linfoma es curable?: te explicamos los tipos, síntomas y causas

Diariamente, a nivel mundial, unas 1000 personas son diagnosticadas de linfoma, el cáncer de sangre más común que afecta mayoritariamente a las células que conforman el sistema inmunológico del organismo. Debido al impacto de esta enfermedad muchas personas se preguntan si el linfoma es curable y en este artículo te vamos a dar todos los detalles al respecto.

¿Qué es el linfoma?

El linfoma es un cáncer que aparece por la proliferación maligna de los linfocitos, que son las células defensivas del sistema inmune, afectando los ganglios linfáticos y en muchos casos otros órganos, como el bazo o hígado. Durante todo el desarrollo de esta enfermedad el sistema inmune merma su funcionamiento, lo que puede empeorar mientras se extiende el cáncer.

Tipos de linfomas

Aunque la Organización Mundial de la Salud indica la existencia de más de 40 tipos de linfomas, la clasificación suele darse en dos grandes grupos, estos son:

Linfoma de Hodgkin

Este tipo representa el 10% de los linfomas y tiene una incidencia de 2.2 casos por cada 100.000 habitantes al año. Es más frecuente en los adolescentes y los adultos jóvenes, pero con todas las técnicas terapéuticas en la actualidad, el 80% de los afectados alcanza la curación.

Linfoma no Hodgkin

Representa el 90% de los linfomas restantes, este constituye el séptimo grupo tumoral más frecuente en todo el mundo. Su pronóstico y tratamiento va a variar de acuerdo al tipo. Cabe destacar que, desde finales de los años 90, su mortalidad ha disminuido de forma importante, debido al avance de la medicina y de e innovaciones en los tratamientos.

Quizás te interese leer  Hormigueo en las manos ¿Por qué se produce?

¿Cuáles son los factores de riesgo?

La causa de la mayoría de los linfomas aún sigue siendo desconocida, sin embargo, existe una serie de factores de riesgos que pueden influir en el desarrollo de esta enfermedad:

  • Edad: Algunos tipos de linfoma se relacionan con edades comprendidas entre los 14 y 30 años mientras que hay otros que se diagnostican con más frecuencia en personas mayores de 55 años.
  • Sexo: Diferentes estudios han señalado que el sexo masculino tiene más probabilidad de desarrollar linfoma que las mujeres.
  • Sistema inmune afectado: Esta enfermedad es más frecuente en aquellas personas con enfermedades del sistema inmune o que este se encuentre debilitado, debido a la ingesta de ciertos medicamentos como los antiinflamatorios esteroideos.
  • Infecciones: Distintas infecciones se han asociado con tener un mayor riesgo de padecer esta patología, como es el caso de la infección con el virus de Epstein Barr y por Helicobacter pylori.

¿Cuáles son los síntomas que se presentan?

Generalmente los linfomas causan que los ganglios linfáticos se hinchen, sobre todo en zonas accesibles como el cuello, ingle y axilas. Estos pueden palparse fácilmente, pero si aparecen en zonas como el abdomen y el mediastino pueden pasar desapercibidos.

También pueden aparecer otros síntomas como fiebre superior a los 38°C, sudoración durante la noche mientras se duerme, pérdida de peso inexplicable, nauseas, vómitos, fatiga y agrandamiento del bazo, denominado esplenomegalia.

causas del linfoma

¿Cómo se diagnostica?

Al hacer el diagnóstico del linfoma, además de una historia clínica detallada realizada por el médico, es importante la punción de los ganglios linfáticos sospechosos para realizar una biopsia ganglionar.

En función del resultado de la biopsia, el médico puede realizar otros estudios adicionales como pruebas sanguíneas, radiografía de tórax, tomografía axial computarizada (TAC) y en algunos casos, es necesario realizar la tomografía por emisión de positrones y una biopsia de médula ósea. Con cada una de estas pruebas, se podrá determinar que tipo de linfoma tiene el paciente.

Quizás te interese leer  Lista de la compra sana en Mercadona ¿Cuáles son los mejores productos?

¿Cuál es el tratamiento?

Los planes de tratamiento del linfoma dependen del tipo y en que etapa en la se encuentra la enfermedad. Estos son algunos de los tratamientos que pueden ser empleados:

  • Quimioterapia: Puede ser usada o no en combinación con la radiación. Aquí se usan medicamentos que se encargan de destruir el cáncer.
  • Radioterapia: Se utilizan radiaciones de alta energía para ayudar a reducir el tamaño de los tumores.
  • Terapia con anticuerpos monoclonales: Moléculas diseñadas para unirse a las células cancerosas.

¿Cuál es el pronóstico?

Al momento de diagnosticar el linfoma, el médico lo clasifica y de esta manera teniendo en cuenta su agresividad y el estadio, se calculará el pronóstico, pero hay que tener en cuenta otros factores como la edad del paciente y otros aspectos. Cabe destacar que, si este se detecta a tiempo, en la mayoría de los casos, el linfoma es curable.

En el 60% o más de los pacientes, el linfoma es curable

En términos generales, distintos estudios indican que el linfoma es curable en el 60% de los casos. Todo depende del tipo que sea o la clasificación que se le dé y, por supuesto, de un diagnóstico precoz, que es necesario para comenzar el plan de tratamiento lo más rápido posible.