Salud

Beneficios de usar la mano izquierda siendo diestro (y viceversa)

Vivimos en un mundo diseñado para diestros, eso no se puede negar, ya que solo un pequeño porcentaje de la población tiene como la mano izquierda como dominante. Pero hay incluso un porcentaje más pequeño (y privilegiado) que es capaz de usar ambas manos, llamados ambidiestros, lo cual implica tener la inteligencia de usar ambos hemisferios del cerebro por igual sin padecer las limitaciones e incomodidades que presentan los zurdos.

¿Qué harías si te dijéramos que esta capacidad se puede entrenar y adquirir? ¡Pues sí! Y los beneficios a nivel cognitivo de usar la mano contraria a la dominante son infinitos. Tanto si eres diestro y quieres usar la mano izquierda, como si eres zurdo y quieres potenciar la derecha, aquí te decimos como hacerlo. ¡Sigue leyendo!

Mano dominante: ¿se nace o se hace?

Los seres humanos, en nuestro código genético, venimos predeterminados a ciertas cosas, como, por ejemplo, la mano dominante. La mayoría de los niños nacen con una inclinación natural a usar más la mano derecha que la izquierda y solo un pequeño porcentaje hace lo contrario. Estos últimos generalmente heredan esta capacidad de algún lado de su familia, ya sea materna o paterna.

Ahora bien, ¿qué ocurre cuando a ese niño que muestra inclinaciones por usar la izquierda se le empieza a estimular para que use la derecha? ¡Exacto! Obtenemos un ambidiestro. Y, aunque cuanto más pequeño se empiece, mejor, no quiere decir que los adultos no podamos también entrenar nuestro lado no dominante: al contrario, esto traería grandes beneficios a largo plazo.

Ventajas de usar la mano izquierda si eres diestro (o la diestra, si eres zurdo)

Nuestro cerebro está conformado por dos hemisferios: derecho e izquierdo y como muchos de los demás mamíferos tendemos a preferir un lado sobre otro, ya sea porque el ambiente lo ha determinado así o la genética. Ahora bien, ser diestro significa que usamos más nuestro hemisferio izquierdo (sí, los lados están cruzados), lo que también determina parte de nuestra personalidad, ya que este lado tiende a encargarse del pensamiento lógico, objetivo, etc.

Quizás te interese leer  Embarazo ectópico, el más peligroso que puedes tener
cómo ser ambidiestro

Pero, ¿qué pasa con los zurdos? Su hemisferio dominante es el derecho, donde se encuentra nuestro pensamiento abstracto, el disfrute por el arte, la música, la creatividad, etc. No es una sorpresa que muchos artistas sean zurdos, como Kurt Cobain o Paul McCartney.

Entonces, sabiendo esto, es lógico concluir que, al usar ambas manos, estamos ejercitando ambos hemisferios y obtengamos lo mejor de dos mundos. ¿Te has preguntado por qué se dice que los zurdos son más inteligentes? Esto puede deberse a que ellos han tenido la necesidad de adaptarse a un mundo de diestros: las tijeras, las guitarras, los pupitres, o la palanca de cambios del coche, por lo que alcanzan un desarrollo e inteligencia cognitiva que los diestros no.

En resumen, las principales ventajas son:

  • Aumentas tu capacidad para emprender actividades creativas y lógicas.
  • Aprender es más fácil, ya que la compresión lectora y la capacidad analítica aumentan. Los ambidiestros tienen mayor porcentaje de éxito a la hora de cualquier carrera profesional.
  • Alcanzas mayor equilibrio y comodidad ya que al estar constantemente colocando nuestro peso sobre un lado más que otro, tendemos a ser más propensos a caídas.
  • Si tienes alguna enfermedad que dañe una zona de tu cerebro, serán menos complicadas las reconexiones neuronales y perderás menos capacidades, incluso el periodo de recuperación será más corto.
  • Los deportes no serían una limitación: la mayoría de los deportistas deben usar ambos lados de su cuerpo.

¿Cómo entrenar la mano no dominante?

Los estudios pedagógicos recientes recomiendan que la estimulación del uso de ambas manos debe ser obligatorio en los niños desde los 3 años. Ahora bien, si tú quieres entrenar tu lado no dominante, te damos algunas recomendaciones:

  • Empieza por actividades cotidianas pequeñas: cepillarte los dientes, sujetar el móvil durante una llamada, abrir puertas, al subir una escalera empieza por el pie del lado no dominante, coge con la otra mano los cubiertos para comer, etc. La paciencia es importante.
  • Luego puedes complicar las actividades usando ambas manos al mismo tiempo para ejercicios repetitivos, como mover dos pelotas a la vez.
  • En papel con tu mano no dominante, intenta trazar líneas rectas o seguir figuras para ir mejorando la precisión poco a poco. Luego, puedes probar a escribir tu nombre, hacer frases más largas y oraciones, etc.
  • Intenta usar tu mano dominante lo menos posible por un tiempo, recuérdate constantemente coger las cosas con la contraria.
  • Prueba a pintarte las uñas o a pintar con pincel sobre algún lienzo, o a usar el ratón del ordenador con la otra mano
beneficios de ser ambidiestro

¡Recuerda!

  • La clave de todo es la constancia: después de años sin usar tu lado no dominante es imposible que de un día para otro ya lo tengas listo. ¡No te desesperes!
  • Ten en cuenta que al principio puedes sentir ese lado débil, por lo que se recomienda que lo ejercites con pesas pequeñas.
  • Si sientes dolor muscular durante este proceso, ¡no te asustes! es normal, son solo tus músculos acostumbrándose a ser utilizados.