Recetas

¿Cómo hacer pizza con masa madre?

La masa madre es una mezcla compuesta de agua y harina a partes iguales que se convierte en un reservorio de hongos (levaduras) y bacterias, lo que provoca la fermentación de la masa y representa la mejor materia prima para hacer pan de masa madre. Sin embargo, hacer pizza con masa madre es una experiencia de otro nivel, ya que la masa posee un sabor y calidad única, siendo esto precisamente lo que vamos a aprender hoy. ¡Sigue leyendo!

¿Cómo hacer masa madre?

Y por supuesto, antes que nada, tenemos que hacer nuestra masa madre, por lo que, si estás buscando una receta facililla de ya para ya, tal vez esta no sea para ti, porque el proceso de fermentación de la masa madre dura entre 5-6 días, así que sí, hay que tener paciencia, pero el resultado vale la pena.

masa madre para pizza

Ingredientes

  • Harina de integral: Puede ser del tipo que quieras, de trigo, centeno, etc.
  • Harina de fuerza (00) o todo uso.
  • Agua mineral: El agua corriente posee cloro y esto puede matar las bacterias y hongos que harán fermentar nuestra masa.

Preparación

Para que sea más sencillo, dividimos la preparación por días, pero ¡no te preocupes! son pocos minutos al día que le debes dedicar:

Día 1

En un recipiente de vidrio que sea más alto que ancho, agrega a partes iguales harina y agua mineral, mezcla muy bien y cubre con una tela limpia o papel de cocina que permita la circulación de aire. Deja reposar en un lugar tibio hasta el día siguiente.

Día 2

Si no ha aumentado de tamaño no te preocupes, esto es normal. Añade: medio vaso de agua, la misma cantidad de harina de fuerza y una cucharada pequeña de azúcar. Mezcla todo muy bien y deja reposar por 24 horas más.

Quizás te interese leer  Cenas veganas rápidas y fáciles de hacer para chuparse los dedos

Día 3

Ya a este punto es posible que observes pequeñas burbujas en la superficie de la masa, ha aumentado de volumen y el olor es algo amargo o agrio, pero no tiene por qué oler mal (ojo aquí). Añade: medio vaso de harina de fuerza y medio de agua, mezcla muy bien y deja reposar hasta el 4to día.

Día 4

Sigue aumentando de volumen y activándose, es necesario hacerla más espesa añadiendo medio vaso de harina de fuerza, mezcla bien y deja reposar. Hay ocasiones en las que es posible ver un líquido marrón en la superficie, esto debes eliminarlo con cuidado.

Día 5

¡Llego el momento de usar nuestra masa! Finalmente, ya está lista y activa para ser utilizada, ha aumentado su tamaño, tiene muchas burbujas en su superficie y tiene un olor ácido parecido al yogurt (pero esto es normal).

Algunas recomendaciones

En caso de que planees darle un uso diario a la masa madre no es necesario que tengas especial cuidado, puedes dejarla a temperatura ambiente. Sin embargo, en caso de que quieras conservarla, te recomendamos que la guardes en la nevera.

Cada porción de la masa madre puede ser restituida, añadiendo de nuevo harina y agua a partes iguales, espera que se reactive y ¡listo! Puedes usarla de nuevo.

Pizza con masa madre

Una vez que ya sabemos cómo hacerla y tenemos lista nuestra masa madre, vamos a lo que vinimos: ¿Cómo hacer pizza con masa madre? A continuación:

Ingredientes

  • 160 gr de masa madre.
  • 10 gr de sal.
  • 260 gr de agua.
  • 13 gr de aceite de oliva.
  • Harina blanca de trigo (puede ser todo uso).
pizza de masa madre

Preparación

  1. En un recipiente coloca todos los ingredientes y empieza a amasar durante 1-2 minutos con reposos de 10-15 minutos, repite esto hasta que la masa este bien homogénea y compacta.
  2. En otro recipiente con tapa, previamente cubierto con una capa fina de aceite de oliva, coloca la masa y tápalo. Llévalo al refrigerador mínimo un día, con la finalidad de que repose en frio (puedes dejarla hasta 3 días).
  3. Al día siguiente, debes sacar la masa y colocarla a temperatura ambiente unas 4 horas antes de usar.
  4. Separa la porción que vayas a utilizar y colócala en una superficie previamente enharinada, empieza a amasar doblándola sobre si misma varias veces. Luego de eso deja que repose unos 10 minutos. Si te sobra masa puedes guardarla en el mismo recipiente y devolverla a la nevera.
  5. Extiende la masa en una bandeja, en el grosor de tu preferencia y cuidando de no romperla. En este punto déjala reposar a temperatura ambiente unos 30 minutos de nuevo, para que fermente de nuevo.
  6. Posteriormente agrega los ingredientes que desees: salsa de tomate, mozzarella, orégano, etc.
  7. El horno debe estar a unos 250°C y en unos 10-15 minutos debe estar lista. De esta forma obtienes una pizza con un sabor profundo, 100% natural y con un importante valor nutricional.