Moda

Consejos para crear un look para ir a trabajar profesional y elegante

Si trabajas en una oficina, lo más probable es que casi todas las mañana sufras un terrible quebradero de cabeza para elegir qué ropa ponerte. Todas queremos ir guapas y originales al trabajo, pero sin dejar de parecer profesionales, y no siempre es sencillo elegir el atuendo adecuado sin cruzar esta delgada línea. Para hacerte la vida más fácil, en este artículo te contamos los secretos para crear el look para ir a trabajar perfecto.

4 pasos para crear un buen look para ir a trabajar

Respeta los códigos de vestimenta propios de tu sector

No es lo mismo trabajar en un banco o en un despacho de abogados que en las oficinas de una inmobiliaria o de becaria en una revista de moda. Cada ambiente de trabajo tiene sus propias excentricidades y restricciones en lo que a la ropa respecta, y es importante que sepas a qué atenerte en cada caso. Si tu empresa tiene código de vestimenta, respétalo al máximo al crear tu look para ir a trabajar; y, si no lo tiene, guíate por el instinto y por cómo visten tus superiores. Así te asegurarás que no te equivocas.

Trabajes donde trabajes, eso sí, no vistas demasiado provocativa. Por desgracia, todavía en ocasiones se hipersexualiza a la mujer en el ambiente de trabajo, y no quieres que te recuerden por la ropa que llevas puesta, sino por tu valía. Para evitar esto, no utilices faldas demasiado cortas, tacones muy altos, o escotes excesivamente pronunciados.

Quizás te interese leer  Guía para escoger gafas de ver bonitas

Evita colores estridentes

El segundo paso a la hora de confeccionar el look para ir a trabajar perfecto es saber elegir bien la base del mismo. Para la parte de arriba, las camisas son un valor seguro que, además de no pasar de moda, siempre dan un toque muy profesional, y puedes combinarlas con una americana, una rebeca de punto o incluso una chaqueta de cuero si el ambiente en tu oficina es un poco más informal.

En cuanto a la parte de abajo, puedes usar una falda a la altura de la rodilla (siempre con medias) o por unos pantalones de vestir. En Pantalones Dandara tienes muchas opciones como pantalones de dos botones o con el corte a la altura del tobillo que quedan perfectos con sandalias de tacón.

Ejemplo de look para ir a trabajar

Tus elecciones pueden ser tan simples o tan elaboradas como quieras, dependiendo de tu estilo personal y tu nivel de comodidad, pero debes tener siempre en cuenta que no debes decantarte por tonos estridentes ni por ropa demasiado llamativa.

La oficina no es el lugar adecuado para experimentar con los outfits ni atreverse con las tendencias más modernas: cuanto más sobria te vistas (aunque sin perder la elegancia), más profesional será la imagen que darás. Los tonos suaves y las prendas lisas son siempre una buena elección.

Elige el calzado adecuado

Si estás tratando de lograr un gran look para ir a trabajar, tus zapatos deben reflejar lo que quieres transmitir (en este caso, profesionalidad) y combinar con tu elección de ropa. Además, deben ser cómodos para permitirte funcionar a lo largo del día, pero sin sacrificar el estilo.

Quizás te interese leer  Cómo hacer una lista de la compra saludable

En invierno, los botines de tacón a juego con la chaqueta que lleves son una opción muy socorrida, mientras que las sandalias de tacón bajo con pantalones tobilleros te servirán para primavera y verano.

Sea cual sea tu elección, asegúrate de que tanto tus zapatos como tus pies (si vas a enseñarlos) están en buenas condiciones: zapatos limpios, bien pintados y sin rasguños; y pies hidratados, uñas cortas y arregladas.

¿Accesorios? Sí, pero sin pasarse

Los accesorios como anillos, colgantes, pulseras o relojes son siempre una buena forma de rematar un look y resaltar aquellas partes de tu cuerpo sobre las que quieras llamar la atención. En el trabajo, en cambio, buscamos todo lo contrario: no destacar demasiado, así que lo mejor son los complementos discretos.

Por ello se recomiendan pendientes y colgantes cortos, no llevar muchas pulseras en la misma muñeca (para evitar ruido) y no excederte con los anillos: uno grande y bonito puede dar un toque de color elegante al outfit, pero varios en distintos dedos resulta poco profesional y hortera.